Chiles rellenos de requesón en salsa


Hola! Hoy les quiero compartir una receta que, siendo honesta es de las pocas que me gusta preparar sin carne. Además es una versión mas light de los chiles rellenos capeados y también por eso me encanta, deliciosa pero sin grasa. 
Así que si les gustan los chiles rellenos (de todos tipos) aquí les dejo unos más para su colección. 

Para hacer 4 chiles rellenos necesitamos (2 a 4 personas): 
4 chiles poblanos limpios
250grs de requesón
1/2 litro de puré de tomate
1/2 cebolla cortada en pluma (tiritas)
1/2 cubo de caldo de pollo (knorr suiza, iberia, etc.)
1/2 taza de agua
1/2 cucharadita de orégano seco
Aceite vegetal en spray o 1/2 cucharadita líquido

Primero debemos quitar el rabito del chile con un cuchillo y sacar por ese espacio las semillas (este paso hay quien o hace hasta despues de asar los chiles, yo prefiero hacerlo al principio porque luego siento que se aguada mucho). Lo siguiente es quitar la piel de los chiles, para eso los ponemos directamente sobre el fuego hasta que la piel se quede negrita. Los vamos girando para que el fuego llegue a la mayoría de la superficie del chile. 

Una vez asados y mientras sigan calientes, los metemos en una bolsa de plástico, la cerramos bien y reservamos. Este paso lo podemos hacer un día antes y guardar la bolsa en el refrigerador.  Si lo hacemos el mismo día debemos esperar unos 15 minutos mas o menos hasta que veamos que la bolsa se ve "sudada" y los chiles se han enfriado.

Luego con las manos tratamos de pelarlos lo mas que se pueda, quitando todo lo que habíamos quemado. Los restos se pueden eliminar poniendo el chile a que le corra un poco de agua del grifo.


En un sartén o cazuela ponemos el aceite a fuego medio y luego sofreímos un poco la cebolla. 


Cuando se vea dorada, agregamos el puré de tomate, medio cubo de caldo de pollo, media taza de agua y orégano, revolvemos un poco, bajamos el fuego y tapamos por unos minutos hasta que empiece a hervir, antes de servir revisamos sazón, si les gusta la salsa menos espesa pueden agregar más agua. 

Mientras está listo el caldillo o salsa, rellenamos nuestros chiles con el requesón. Si se han enfriado de más o porque estaban en el refri, podemos ponerlos directo en el sartén donde hervimos la salsa para que se calienten un poco. Si no lo consideran necesario pueden simplemente verter la salsa sobre ellos y servir. 

Y listo!!! 


Espero que les gusten mucho. A mi me gusta esta versión rápida y sencilla, pero si prefieren las cosas un poco mas naturales pueden hacer su propio puré con jitomates cocidos y licuados, y un poco de sal de ajo en vez del cubo de caldo de pollo. 

Gracias por su visita! 

Bel :)



1 comentarios:

  1. ¡Qué ricos! no se me había ocurrido. Me encanta el requesón. Mi mamá me enseño hacer unos rarísimos con chabacanos (secos) picaditos, creo que pasas y ya no recuerdo que más pero relleno era dulce- saldado. Tengo que buscarla. Me encantan las variaciones a los típicos y esta está rapidísima. ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios!!!

 

Te recomiendo visitar:

Y tambien...

Publicidad