Pepinillos en salmuera


Hace algún tiempo les compartí por instagram que era mi primera vez en el mundo de las conservas. Los pepinillos me encantan, pero Kiks los aborrece, así que no es común que haya en casa porque luego yo sola no puedo con ellos. 
Un día paseando por el mercado me encontré con unos pepinos que además de bonitos me parecieron perfectos para intentar hacerlos en salmuera. Ahora sé que esa variedad se llama pepino japonés, a mi me parecieron bien porque me gustan los pepinillos cortados a lo largo (ya verán por qué) y estos están delgadidos, alargados y casi no tienen semillas, pero si a ustedes les gustan en rodajas cualquier otra variedad está bien. 

Para hacer pepinillos en salmuera necesitamos: 
1lt de agua
pepinos (aproximadamente 1/2 kilo)
1 taza de sal
1 frasco de vidrio esterilizado (yo usé uno de mayonesa grande)
Vinagre blanco
Paciencia, muucha paciencia.

Lo primero que tenemos que hacer poner a hervir un litro de agua, y mientras lavamos bien los pepinos para quitarles la cera que a veces les ponen. 

Cuando el agua comienza a hervir debemos agregarle media taza de sal  y mezclar bien, en cuanto veamos que se disolvió la sal retiramos el agua del fuego y esperamos a que se enfríe. 

Ya que el agua se haya enfriado cortamos los pepinos en la forma que mas nos guste y los metemos en nuestro frasco. Una de las ventajas de cortarlos a lo largo es que los podemos meter a presión para que queden bien apretados dentro del frasco y no vayan a flotar cuando les agreguemos el agua con sal. 


Despues le ponemos el agua con sal hasta el tope, es importante que no queden flotando porque se podrían contaminar y echarse a perder. Debemos cerrar  el frasco con su tapa y guardarlo en un lugar seco, de preferencia oscuro, yo los puse en una alacena. 

Ahora viene lo bueno, cada 3 o 4 días debemos agregar 1 cucharadita de sal y volver a guardar. Si llegaran a ver que se genera espuma blanca en el tope del agua hay que retirarla con una cuchara y de ser necesario agregar mas agua a temperatura ambiente. 

Cuando hayan pasado unas 4 semanas y el color de los pepinos ya sea mas oscuro o pálido podemos sacar uno para probarlo, pero antes (y no digan que no les advertí!) hay que enjuagarlo porque de verdad va a estar salado. Si la textura ya es la adecuada, continuaremos con el proceso, de lo contrario hay que seguir poniéndoles sal por una semana más.


Si están listos debemos retirar toda el agua del frasco y poner agua limpia (sin sal) y refrigerar. Al día siguiente hacemos lo mismo. Y al tercer día ponemos 3/5 de agua natural y el resto rellenamos con vinagre blanco. 

No voy a terminar con el clásico "y listo!" porque seamos honestos, lo bueno lleva tiempo y estos pepinillos aunque no nos consumen horas en la cocina llevan su tiempo para quedar bien, lo que si les aseguro es que el resultado es delicioso, mucho mejores que los que se compran en el supermercado. 

Yo los disfruté así; (por eso me gustan cortados de esa forma, son perfectos para los hot dogs estilo Chicago)


Espero que se tomen un poco de tiempo para prepararlos, gracias por leer! 

Bel:D





4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Monka, la verdad es que si los he disfrutado bastate :D

      Eliminar
  2. wow!!! Se ven espectaculares, y yo tmb los disfruto tanto en hotdogs!!! Los tendré que hacer! No conocía ese procedimiento de irlos salando cada día. Definitivamente aprendí algo nuevo aquí :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Michelle! aunque es mas tardado vale la pena intentarlo, a mi me encantó la textura y el sabor, aparte de lo casero. :D gracias por la visita!

      Eliminar

Gracias por dejar tus comentarios!!!

 

Te recomiendo visitar:

Y tambien...

Publicidad