No le pongan lunetas al pastel!

La semana empezó llena de malestares y virus, pero cerró de maravilla con la fiesta de un año de nuestra pequeñita. Siempre había pensado que era medio tonto festejar el primer año de los hijos, pero ahora que tengo una hija mi mente me transportó inmediatamente a su cumpleaños 15 y ella con tono chillón diciéndonos "ustedes no me quieren ni me hacen fiesta ahora, ni me hicieron cuando tenía un año", y como la adolescencia es caramba y las fiestas de 15 si me parecen ridículas, decidimos festejarle su primer año aunque sabíamos que mas que para ella iba a ser para nosotros. 

Mi mamá y mi tía se ofrecieron a ayudarme con la organización, yo me encargué del pastel. Tenía algunas yemas congeladas así que me di a la tarea de buscar una receta que solo necesitara yemas. Encontré aquí una que se me hizo buena y comencé a seguir los pasos erróneamente un día antes de la fiesta a las 11:00pm y sin antes verificar si tenía todo lo necesario (facepalm). Así que allí fue donde comenzó la odisea del pastel. Para empezar las yemas estaban congeladas, entonces después de una leve y pestilente pelea con el microondas las pude poner en el tazón para batirlas. 


La receta indica que las yemas deben cambiar de color a un tono mas claro y cuando las descongeladas lo hicieron pensé que el pastel iba a ser un éxito... hasta que me di cuenta que solo que quedaba media taza de azúcar. "No importa" pensé y continué con la receta que mi hermanito Emilio escribió en una hoja para que no le quitara la computadora mientras cocinaba. 


En la receta se explica que al ser un pastel de yemas es muy probable que quede muy amarillo y para evitar eso puse un poco de colorante, lo cual fue el fail no.550 porque se me terminó y apenas pudo dar un poco de colo pálido que solo me hizo temer más por el resultado.


Luego de una hora y media de hornear (olvidé poner mi horno en la opción de "convección"), mucho sueño, y una cantidad incontable de fallos en mi pastel, salió del aparato oliendo bonito y aunque no se había esponjado mucho tenía buen tamaño para la cantidad de invitados que esperábamos. 


El resultado después de la decoración fue el de esa foto. Los invitados se portaron de lujo y dijeron que estaba rico (nadie se enfermó).


A la cumpleañera parece haberle gustado también y aunque sé que va a tener muchas cosas que reclamarme durante su "edad de la punzada" ésta no será una de ellas. 

Y solo para terminar, el mejor consejo que les puedo dar es: No le pongan lunetas al pastel, se queman y se quedan pegadas en la parte baja del molde lo cual puede hacer que su pan tenga un hoyo en el centro y que mas que pastel parezca una dona. Sin mencionar el hecho de que el pastel salió morado por la mezcla de colores de las lunetas y mi intento obstinado de hacerlo azul mezclando amarillo y verde (que en mis recuerdos cansados era la forma de obtener azul). 


Bel :)



2 comentarios:

  1. Muchas felicidades a tu beba y bueno a mi se me antojo el pastel.
    Saluditos

    ResponderEliminar
  2. Hola qué mono quedó el pastel, y súper original! muchas felicidades a los papás y a la pequeñita!
    Saludos,
    Ruth

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios!!!

 

Te recomiendo visitar:

Y tambien...

Publicidad